3 dic. 2009

Las fábulas de Isopo


A pedido de "Sabueso" Viejex, vuelve la sección favorita de Diego Armando Maradona.


Erase una vez, un conejito blanco. Tan blanco y suave era el conejo que era la envidia de los demás.
Hasta que un día, una verruga maligna creció en una de sus orejas. Los pelos de esa área empezaron a crecerle oscuros, dejándole al conejito una mancha triangular negra en la punta de su otrora suave y prístina orejita blanca.
Los compañeros del conejo, antes celosos de la claridad de su pelo empezaron a cargarlo.
Tan grandes eran las pullas que el pobre conejo se deprimió y dejo de juntarse con los demás. -Que vergüenza. Mancillado por una mancha triangular de pelo oscuro en mi oreja.- se lamentaba.
Paseaba solo por el bosque, cuando de repente se topo con las vías de un tren y tuvo una idea. -Si apoyo la punta de mi oreja en las vías-, se dijo, -seguro las ruedas de acero cortaran esa manchita oscura en mi pelaje perfecto-. Y así lo hizo.
Apostó la punta de la oreja en el frío acero, y espero el paso de un tren.
El tren vino a toda velocidad. El conejo no había contado con la succión de aire
que generaba la velocidad del tren. Este lo succiono y en lugar de cortarle la punta de la oreja, le serceno la cabeza de cuajo y el conejo murió al instante.



Moraleja:

Nunca pierdas la cabeza por un triángulo peludo.

.

4 comentarios:

  1. Que buena fábula, pero en serio, que buena fábula.



    Por eso las prefiero depiladas.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si, totalmente, pero piense que en la antigua grecia esas cosas no se usaban... ni los chivos se depilaban las locas. Mato grosso, lo que se dice Mato grosso..

    ResponderEliminar
  3. jajajjajjajajja

    Depilación, depilación, como dijo germán... Prefieranlas depiladas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Pero, por ejemplo, si yo estoy en la isla de Lost, le entro igual, no sea cosa.
    Aparte, ¿que es esa maña del cachipelon? por lo menos yo no ando con un cuestionario en el bolsillo, uno acepta las cosas como vienen.

    -Hola, ¿venis siempre por aca?-
    -¿De que signo sos?
    -¿Tenes la gallina pelada?

    No da, no da.

    ResponderEliminar

Deje atras todo recato, aquel que aquí putee.

Entradas populares