13 ago. 2010

Las fábulas de Isopo

El zorro y los leones


Cierta vez, un astuto zorro abogado atravesaba el bosque en su flamante Toyota Hilux 0km.
Al salir de una curva observa como un león famélico, casi a punto de desfallecer, mascaba con tristeza el pasto y los yuyos del suelo.  Conmovido ante ese cuadro tan desgarrador, el zorro detuvo su marcha y se acerca al otrora rey de la selva, devenido en rumiante bolsa de huesos.
-Buenos días- dijo el zorro, -yo soy abogado... y quisiera saber saber si puedo ayudarlo con algo.  Su situación me conmueve sobremanera-.  -Agradezco sus palabras Dr., pero mi único padecimiento es este hambre que roe mis tripas, que me debilita al punto de no dejarme cazar-, contestaba el melenudo felino mientras que con sus patas delantera, arrancaba una gran mata de pasto y se la llevaba a la boca.
-No se hable mas- dijo el zorro al observar aquello, -Usted vendrá conmigo a mi mansión y saciará su hambre con creces-.
 El león lo miró con ojos húmedos, con sonrisa de agradecimiento, y dijo -Su oferta estimado Dr. me llena de emoción, lamentablemente no me encuentro solo en esta desgracia.  Mi familia, cuatro leonas y siete cachorros se encuentran mas allá en mi misma situación y por mas que necesite reponerme, no puedo abandonarlos.  -Que vengan pues.  Que no se diga por el bosque que un rey abandona a la familia a su suerte, además, mi camioneta es grande y aunque algo apretados, entraremos todos-.  El león se arrojo a los pies del zorro y agradeció a su benefactor.  Subieron a la chata del zorro y emprendieron la marcha.
-Estimado... estimadísimo, no tengo palabras, su bondad no tiene limite- decía el león.  -No agradezca, cualquiera hubiera hecho lo mismo, no es nada- dijo el zorro.  -No señor- seguía el león -mucha gente paso de largo, usted es magnánimo aunque le quede chico el sustantivo-.  Entonces el zorro finalmente dijo -Ya le he dicho que no es ninguna molestia, ademas, en mi mansión, el pasto esta altísimo y hace rato necesita una podada-.

Moraleja:
Si un abogado te ofrece su ayuda, de alguna manera te va a cagar

3 comentarios:

  1. no necesariamente,creo... cualquier generalización es errónea.

    Conozco abogados que no son chorros, por ejemplo mi padre. Muchos lo son, sí. Sobretodo los abogados de las multinacionales, esos son los peores buitres de la sociedad.

    ResponderEliminar
  2. Otro relato mas para la masturbanda jaja
    Que andes bien!

    ResponderEliminar
  3. Me niego rotundamente a que se hable mal de los abogados de multinacionales!!! (no, mentira je je je.)
    La fabula es un chiste Licenciada, contasela a tu viejo vas a ver como se rie.

    Como andan las cosas por alla Cippi? todo tranqui?

    Saludos

    ResponderEliminar

Deje atras todo recato, aquel que aquí putee.

Entradas populares